Ciudad del Bienestar y la Salud

  • Layout1
  • Layout1
  • Layout1
  • Layout1
  • Layout1
  • Layout1
  • Layout1
  • Layout1
  • Layout1
  • Layout1
  • Layout1
  • Layout1
  • Layout1
  • 15 FASES EJEUCIÓN
  • urbanismo progressivo
  • vista 2
  • vista 4
  • vista aerea 3
  • vista aerial 4

Fecha: 2017-


Lugar: Aldeamayor de San Martín (Valladolid)


Colaboradores:

Inés García González. Arquitecta. Carmen del Rey Vieira. Arquitecta. Bárbara Arranz González. Arquitecta. Jesús J. Ruiz Alonso. Arquitecto.Guillermo Camacho (Evaluación Ambiental S.L.) Manuel Ciudad (Evaluación Ambiental S.L.) Eduardo Castro Barba. Ingeniero de Montes (Línea Estudios y proyectos s.l.) Ernesto Rosa Cubo Ingeniero. Técnico Forestal (Línea Estudios y proyectos s.l.). José Ignacio Rodríguez. (Arbor Ingeniería y Arquitectura s.l.) Fernando Sanz. (Arbor Ingeniería y Arquitectura s.l.) José María Rodríguez Areces (ARCS ingeniería s.l.). Miguel Ángel Rodríguez Martín (VAD ingenieros s.l.). Víctor Hernández Prieto (Economista). Raúl Flores Fernández. (Arqueólogo). Antoni Peiret Carreira (Cylstat s.l.). Alberto Hernández ( CECOR S.L.). Eduardo Bustillo Holgado (GEOCYL Consultoría SL). Ana Gavilán (Jurídico).



La propuesta de una Ciudad de la Salud y el Bienestar –CBS-, en la provincia de Valladolid, y más concretamente en Aldeamayor de San Martín, es un proyecto que pretende paliar determinadas carencias presentes y sobre todo futuras de la población castellano leonesa – especialmente las relacionadas con cuestiones relativas a la asistencia-.  pero también una nueva perspectiva de tejido productivo que cuenta con cuatro grandes áreas de desarrollo vinculadas a la salud, el bienestar, las infraestructuras y la residencia; desarrollado sobre una superficie de 300 ha.

 

Las tasas de envejecimiento son esclarecedores: el 20% de la población de Valladolid es mayor de 65 años, y ese porcentaje aumenta hasta el 38% si incrementamos el rango de edad hasta los 50 años. Esas cifras aumentan hasta el 23% y 46% si el análisis se expande a Castilla y León; por ejemplo, Zamora tiene la mayor edad media de Europa con 49 años. En veinte años, estas tasas sobrepasarán el 50% ampliamente por lo que infraestructuras como estas serán necesarias e imprescindibles; acompañadas de otras actividades dirigidas a otros segmentos de la población – relacionadas con la salud – a fin de equilibrar actividades y practicar sinergias.

 

Para su desarrollo se han tenido en cuenta los factores productivos y sobre todo los ambientales, de tal manera que se quiere transmitir el concepto indisoluble del binomio vida saludable-medio natural. La CBS se ha planificado sobre un gran parque que da soporte a la edificación. Estructurado a partir de un gran corredor ambiental que discurre de noroeste a sureste – preservando la vegetación autóctona de pinares y riberas y con un consumo mínimo de aguas las cuales proceden de la regeneración – de él parten diversas vías o sendas exclusivamente peatonales – independizadas del tráfico rodado que tiene su propia lógica y trama – que tienen como fin el disfrute de sus habitantes y su conexión con los centros más importantes del ámbito. Esta  superficie “verde” supone un 44,88 % del total del sector.

 

Este es un plan para desarrollar en el medio-largo plazo; dividido en 13 fases. Con el fin de evitar o caer en el error de provocar las consabidas “urbanizaciones fantasma” las ordenanzas contenidas en este documento obligan a que hasta que no esté iniciado el desarrollo del 70% de las parcelas lucrativas no se permitirá el proceso urbanizador de nuevas unidades.

 

Para nosotros, la planificación sostenible no debe ser entendida sólo desde la perspectiva del ahorro energético o hídrico si no de la optimización de los recursos y la integración del proceso urbanizador con el medio natural sobre el que se dispone. Parece que los tiempos vividos, no hace muchos años, borraron de la memoria de los urbanistas estas prácticas, dado que la presión inmobiliaria colmataba en un breve espacio de tiempo el nuevo suelo dispuesto. Es por ello, que proponemos un desarrollo del planeamiento urbanístico en progresión a partir de la ejecución de un viario mínimo que luego puede ser subdividido en el tiempo a fin de optimizar la demanda. De esta manera damos coherencia y sostenibilidad al conjunto sin anticipar el consumo total del suelo; posibilitando la compatibilidad del los usos actuales con carácter provisional.